El partido más importante del año

Sí, ya sé que ese titular ha sido usado ya, pero es que ahora mismo es así. No tiene otro calificativo el partido entre Aceitunas Fragata Morón y Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar, porque este tercer partido de la serie lo es todo. Perder significa ponerle fin a la temporada. Ganar alargaría un poco más la serie, y convertiría al hipotético partido del domingo en el más importante. Así que el equipo se enfrenta al momento de la verdad. Una cuestión de peso, sin duda, pero para la que cuenta con una gran ventaja: se juega en casa.

El Pabellón Alameda ha sido el gran fortín de la LEB Plata. Solo dos equipos han logrado ganar aquí, y pasándolo demasiado mal. Eso dice mucho de la importancia de jugar en casa, y para este partido, la grada tiene que ser, más que nunca, el jugador número 6. «Con ellos ya salimos ganando 2-0», dijo Jesús Chagoyen en una entrevista; «nuestra afición se merece todo por el gran apoyo que nos han dado a lo largo del año», dijo Rafa Rufián en otra. Podría seguir con declaraciones de jugadores y cuerpo técnico sobre el público, pero ya os hacéis una idea de lo mucho que lo valoran. Así que preparaos, empezad a calentar, que mañana toca una de las grandes citas del año.

Aunque, obviamente, el trabajo no depende del público. Su influencia solo llega hasta un punto en el que los jugadores tienen que darlo todo, absolutamente todo. El cierre del segundo partido obliga a tirar de épica, a que el encuentro en el Alameda se convierta en ese para el que los grandes jugadores están llamados. Y el Aceitunas Fragata Morón tiene de eso, sin lugar a dudas. Les va a tocar sudar la gota gorda para poder mantener el nivel defensivo soberbio que desplegó durante gran parte de la eliminatoria para poder frenar a los Aramburu, Cazorla, Sidao, Hittle y compañía. Ahí estará, como siempre, la clave más importante del partido, que debe combinarse con algo que gusta mucho a este conjunto: la explosividad, la rapidez, el run and gun.

La cita con la historia será en el Pabellón Alameda, el viernes 4, a las 20:45. Es imperdonable faltar al Granero de las Ilusiones (salvo causa mayor, claro está) en el momento en que público y equipo se necesitan más que nunca, salvo que se quiera terminar la temporada ya. Y, honestamente, no me apetece estar firmando la última previa de la temporada.

Juan Luis Mármol.