No perdamos la ilusión

No, este sábado no ha habido partido, y probablemente vuelva a pasar alguna vez más en el transcurso de la temporada. Tendremos más de un sábado huérfano de baloncesto, más de un sábado sin disfrutar de los nuestros en el Alameda.

Tampoco se avecinan tiempos en los que vayamos a ver nuestro pabellón como lo habíamos visto no hace mucho, ese en el que costaba encontrar un sitio libre y donde el ruido ensordecedor aplastaba a los equipos que venían a sufrir tanto nuestro juego como el ambiente, de sobra conocido en todas las categorías por tener ese carácter tan especial que nos destaca entre una de las mejores aficiones de toda la LEB.

Cantaba Gladys Night en “The way we were” que “el pasado siempre nos parece mejor”, y en el fondo tenía razón, todos, en algún momento tendemos a hacernos ese engaño, ese juego que nos hace la memoria, que no acaba de hacer justicia y no nos deja disfrutar del momento y vivir centrados en lo que nos pasa, porque, al fin y al cabo, para qué nos vamos a esforzar en el presente si ya una vez el pasado fue mejor.

Insisto, que esa sensación no nos impida disfrutar de esta temporada, queda por delante una temporada llena de baloncesto de calidad, llena de jugadas que nos levantarán del asiento, de últimos cuartos no apto para cardiacos, de jugadas lideradas por la sensatez de Marco, de la intensidad en la defensa de Jiménez, del gancho marca de la casa de Pollito, de los triples estratosféricos de Cecilia, de las rachas de Gallardo, de la fuerza entrando a canasta de Apolinario, de la habilidad de Márquez para saber como mejorar a todos sus compañeros, de intangibles de Martínez en todos las partes del parqué, de los tapones espectaculares de Adama bajo los tableros, de la ilusión de Dani Rodríguez en cada minuto en pista.

No, no ha habido el movimiento típico de un sábado en el Alameda, no ha sonado la música en la pista, nadie ha presentado a los equipos con un tono épico, pero eso no hará que el baloncesto sea menos baloncesto en nuestro club, en nuestra ciudad y que nos mueva a tantos desde hace tanto tiempo.

Suena el “Good times” de Chic (The time is right for makin’ friends/ Let’s get together, how ‘bout a quarter to ten/Come tomorrow, let’s all do it again) …otra temporada más de disfrutar en nuestro fortín. Seguimos luchando hasta el último segundo del partido. Vamos mi Morón.

Antonio R. Ramírez