Victoria coral en el Alameda.

Ubuntu, en la lengua zulú significa “soy porque somos”, algo que en un mundo tan egoísta cada vez tiene menos valor: la importancia del trabajo colectivo por encima de las individualidades. Pues bien, este equipo cada vez está más cerca de lograr este estado. A pesar de las individualidades y los buenos números, en cada partido todos pueden destacar, y es por esto mismo, por este espíritu de sacrificio de lo individual, del egoísmo, por el que cada vez parece que podemos optar a estar en una situación mejor en la tabla.

Aunque el tiempo parecía presagiar lo contrario, pudo jugarse por fin un partido en casa. Con la pista seca el cuadro local pudo desplegar todo su poderío. Y a pesar de un micro despiste, de nuevo, al final del segundo cuarto, el cuadro al completo cumplió con un excelente partido. Saltaban Awana y Swift por el balón inicial, y era el mismo Awana quien abría el marcador con dos canastas seguidas, a este se sumaban los puntos de Tito, Jiménez y Gallardo. Olechnavicius y Javi Lucas contestaban para poner el primer parcial de 15-7 a favor de los nuestros. Con este mismo arreón conseguía Gijón la primera igualdad en el marcador, colocando el marcador con una mínima ventaja de los gijoneses (17-18) que solo fue un espejismo porque los de naranja supieron sobreponerse y acabar el cuarto con un parcial de 21-18.

Arrancaba el segundo cuarto, el peor para los nuestros, con canasta de Jiménez, contestado con dos triples de Marín, poniendo de nuevo a Círculo por delante, entrando en este momento en un columpio con cambios en la delantera del marcador, desatascada esta situación con una canasta de Pablo Martínez, a la que siguieron dos tiros libres de Mvuezolo, de los que convirtió sólo uno. Otra de Mvuezolo de tres y un enorme rebote de Pablo Román alejaban a Morón (36-28), Alo y Olechnavicius ponían de nuevo a un solo punto al quinteto guijones 36-35, para llegar con esta mínima ventaja al descanso.

Alo abría el marcador y ponía por delante a Gijón. Un triple de Tito y otro libre en la jugada posterior nos ponía por delante, pero Javi Lucas colocó de nuevo el empate a 40. Pero a partir de aquí Jiménez, Tito aumentaban la ventaja a 4, Llano colocó 3 puntos más, pero un espectacular alley oop entre Tito y Mvuezolo dejaban en 3 la ventaja. De nuevo Tito, muy acertado desde el triple, aumentó la distancia y dos canastas seguidas de Alejandro Rodríguez ponían la distancia en 10 puntos (53-43). Una técnica al banquillo de Morón hacia cambiar las tornas para los dos últimos minutos del cuarto, en el que Gijón anotó 5 puntos, pero de nuevo el equipo supo sobreponerse y con otros 5 puntos mantuvo la ventaja para acabar el cuarto con un 58-49.

Gallardo, Mvuezolo y Awana hacían que los de naranja avanzaran más rápido en el marcador, mientras, Gijón, con 5 puntos de Javi Lucas intentaba acercarse. Un parcial de 5 puntos de Gallardo aumentaba a 15 puntos la ventaja, haciendo acariciar a Morón la ventaja en el basketverage general. Pero fue solo un espejismo, dos canastas de Swift y Javi Lucas recortaban la distancia a 9 (72-61) a falta de 5 minutos para el final del partido. Tito y Mvuezolo seguían machacando la canasta contraria, manteniendo la distancia en 14 puntos. Dos tiempos muertos seguidos preparaban a los quintetos para el final. 5 puntos de Mvuezolo, dos de Alejandro y otros dos de Tito cerraban el marcador con los 10 puntos de ventaja final.

En general muy buen partido de todos los jugadores, donde 9 de los 11 disponibles anotaron. Esta vez Tito, Mvuezolo, Gallardo y Awana igualaron o superaron los 10 puntos: 19, 17, 15, 10 respectivamente. Pablo Román con 7 rebotes y Tito con 6 asistencias destacaron en otros apartados.

La liga no para, este sábado, viajamos a Melilla para continuar con esta racha de buen juego.

Antonio R. Ramírez

Estadísticas:

Video del partido: