El Alameda vuelve a ser una fiesta.

Foto: Adrián Castillo

Volvió la unión de equipo-afición al Alameda y con ello, la victoria de los nuestros ante un gran rival como Tizona Burgos por 75-66. Un partido donde la aplicación defensiva del equipo nos recordó la mejor versión de la temporada.

Un primer cuarto donde el equipo se agarro a una defensa férrea caracterizada por luchar todas las posesiones y consiguiendo obtener una ventaja de 7 puntos en el primer cuarto (17-10).

Un segundo cuarto donde el equipo visitante pareció encontrar su mejor juego ofensivo y a la vez, consiguiendo reducir la ventaja que el equipo local había establecido durante el primer cuarto tanto en el marcador como en el juego (38-35).

Tras el paso por los vestuarios, ambos equipos salen con la misma intención: no dejar escapar un partido que en este tramo de la temporada era clave para ambos equipos. Finalmente, el cuarto se resuelve empate a 18 y quedará todo por resolver en el último cuarto (56-53).

Y aquí volvió la unión de equipo-afición que consiguió hacer que la pista fuera un infierno para Tizona Burgos dejándolo solo en 13 puntos de anotación. Los chicos de Antonio consiguieron ampliar la ventaja y sentenciar el partido minutos antes de la finalización del mismo (75-66).

Destacar la actuación una vez más de Diogo Brito con 22 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes para un total de 30 de valoración y la gran primera parte de Myron Hagins para terminar el partido con 17 puntos y 4 rebotes.

Sin tiempo para descansar afrontamos este martes 29 a las 20 horas un nuevo partido aplazado contra Zamora. Partido que podrá verse a través de canalfeb.tv.